Los postes son parte fundamental de la instalación de mallas y cercas porque su función es sujetarlas. Cuentan con diversas características como pueden ser el grosor, el tipo de acero, incluso el color.


Es indispensable comprar postes con altura adecuada para instalar la malla o cerca, y también deben disponer de una placa base para su anclaje o bien un trozo adicional con el fin de ser empotrado.


Es recomendable usar postes con bayoneta o alambre de espino,  para dificultar la entrada de intrusos a una propiedad. Los postes comúnmente se venden con accesorios como abrazaderas, tensores, pasamanos, etc. Todo lo que se necesite para su montaje.


Te compartimos los tipos de postes que existen:


Terminales: postes para el comienzo y final del cercado. El cual dispone de 1 pasamanos para tensar y de 1 tornapuntas para proporcionar un mayor refuerzo.


Esquineros: se utilizan en las esquinas, con 2 pasamanos para poder tensar y 2 tornapuntas para dar un mayor refuerzo.


Intermedios: son los postes intermedios donde se sujetará la malla metálica, los cuales se deben colocar cada 2.5, 3 y 3.5 metros, dependiendo  de la características de la cerca y la solidez que se busque.


De refuerzo: postes con dos tornapuntas, se colocan en tiradas largas o vallados que exigen ser muy fuertes. Se colocan cada 30 o 35 metros.


Se colocan en tiradas largas o vallados que exigen ser muy fuertes. Se acostumbran a colocar cada 30 o 35 metros dependiendo de la situación. También se deben de colocar en todos cambios de desnivel o de dirección del vallado.